• Av. Gallinal 504, Florida
  • (+598) 4352 2285

Aportes para el Mes de la Biblia 2018

MES DE LA BIBLIA 2018. 

La CNABP es un servicio de la Conferencia Episcopal Uruguaya.  Está conformada por un Obispo responsable: Mons. Hermes Garín, un Secretario Ejecutivo: Pbro. Pablo Jourdan y un Delegado diocesano de cada Diócesis.

 

Nos reunimos periódicamente para animar las actividades que se realizan en nuestro país en torno a la Biblia: rezar juntos, formarnos e informar, programar y evaluar.

Nuestra misión es colaborar para que la Palabra de Dios sea fuente del ser y hacer de la vida y misión de la Iglesia. Que todas las pastorales estén inspiradas y animadas por la Sagrada Escritura.

Deseamos poder favorecer e impulsar el encuentro personal con Jesucristo Vivo, mediante la lectura atenta, orante y evangelizadora de la Sagrada Escritura.

Tenemos como marco referencial las Orientaciones Pastorales de la CEU 2014-2019, “Ser Iglesia en estado de Misión Permanente: Sacramento de Jesucristo vivo, Quien nos revela el amor misericordioso del Padre; Iglesia Madre que sale al encuentro, recibe, escucha, reconcilia y sana; y las últimas Exhortaciones Apostólicas.

Para el trienio 2017-19 los Obispos nos han pedido que tengamos las siguientes acentuaciones: 2017 ABP; 2018 Primer anuncio; 2019 Iniciación a la vida cristiana.

Por este motivo llevamos adelante diversas iniciativas que ayudan a “encarnar” estas propuestas del Espíritu: una de ellas es el mes de la Biblia -setiembre-. Aquí presentamos el afiche y una lectio divina para profundizar algún aspecto de este Primer anuncio.

 

Primer anuncio y kerygma

Son dos realidades distintas, aunque relacionadas e inclusivas (a veces se toma como sinónimas). Mientras estábamos en una sociedad de cristiandad, ambos términos se identificaban bastante. Recientemente se han ido diferenciando y la evolución se advierte en los documentos pontificios (cf. Enrique García, F.S.C. Sinite 174, 2017, pág. 109-131). En una sociedad pos cristiana, el “Primer anuncio” es más amplio que el “kerygma”, y tiene que ver más con una comunicación inicial de la experiencia cristiana en la vida cotidiana. Esta comunicación suscita interés por el estilo de vida cristiana y despierta así un segundo momento de diálogo cultural (Cf AG 11). Después de estos dos momentos iniciales se presenta el tercer aspecto que es la explicitación de manera sintética del mensaje (Kerygma). Por lo tanto entendemos como Primer anuncio: A) testimonio de vida, B) diálogo cultural, C) kerygma.

Propiamente hablando, el kerygma es el anuncio pos pascual de los primeros cristianos. En palabras del Papa Francisco: “Jesucristo te ama, dio su vida para salvarte, y ahora está vivo a tu lado cada día, para iluminarte, para fortalecerte, para liberarte” (EG 164).

Hoy se ha tomado conciencia de que el kerygma ha tenido un desarrollo progresivo y que hay diversas maneras de formularlo. Desde la mañana misma de la resurrección: “Hemos visto al Señor”, hasta los más desarrollados. Esta conciencia enriquece hoy el Primer anuncio.

Estamos habituados al Kerygma mencionado en los sumarios de Hechos de los Apóstoles (Hch 2, 22-24.32). Se debería complementar con el kerygma paulino, que es anterior y que se puede rastrear en sus cartas (1Tes 1,9-10; 1Cor 15,3-5; etc.).

Hay autores que también hablan -en un sentido amplio- de un kerygma de Jesús (teniendo en cuenta la continuidad del Jesús pre y pos pascual): el “Reino de Dios” (claramente pre pascual); o el del “Hijo de Dios” (Jn 3, 2-3 es más bien de sus discípulos, pos pascual).

Todos estos Kerygmas son armónicos y coherentes, anunciadores de un mismo misterio de Dios amor en acción y que debe adaptarse según el proceso de las personas.

Así como lo han hecho todas las generaciones de creyentes, nosotros debemos adaptar el Primer anuncio (y el kerigma) a nuestra cultura, realizando con paciencia un camino progresivo.

Papa Francisco:Cuando a este primer anuncio se le llama “primero”, eso no significa que está al comienzo y después se olvida o se reemplaza por otros contenidos que lo superan. Es el primero en un sentido cualitativo, porque es el anuncio principal, ese que siempre hay que volver a escuchar de diversas maneras y ese que siempre hay que volver a anunciar de una forma o de otra a lo largo de la catequesis, en todas sus etapas y momentos” (EG 164).

 

Aspectos a tener en cuenta en el Primer anuncio

El Primer anuncio es un proceso lento (y a la vez permanente, por lo que expresábamos más arriba), persona a persona, marcado por el testimonio de vida, el diálogo cultural y la explicitación de Jesús… por lo tanto una virtud importante es la paciencia.

Desde que Jesús envió a los Apóstoles el Primer anuncio fue llevado adelante a través de personas muy variadas: mujeres, dos discípulos “defraudados”, anónimos, matrimonios (un ejemplo documentado es el testimonio de Aquila y Priscila que presentamos hoy en la Lectio Divina), misiones más organizadas y comunidades vivas; una conclusión de esto es que todos somos protagonistas en este Primer anuncio y que es clave el trabajo en red.

Este Primer anuncio empieza por los más cercanos (familia, trabajo, etc.) aprovechando las relaciones personales ya existentes (en espacios de confianza), se realiza en los espacios de la vida cotidiana (no solo reservado a los lugares sagrados); esto nos invita a recuperar los espacios de la vida cotidiana.

Ya hemos hecho una síntesis de lo que se comunicaba explícitamente, desde el “hemos visto al Señor” a los sumarios de Hechos de los Apóstoles. Al principio no tan precisos y algo fragmentados pero que despertaban el deseo de más  El año que viene seguiremos profundizando este anuncio principal con “Iniciación a la vida cristiana”.

 

Mons. Hermes Garín                                                         P. Pablo Jourdan

Presidente de la ABP y Sector Palabra de Dios                            Secretario Ejecutivo